Negociación en la refinanciación de deudas

Si hay algo importante a la hora de llevar a cabo la refinanciación de deudas es la negociación llevada a cabo con la financiera.

Tienes que partir de que es la financiera quien tiene la fuerza de negociación no teniendo además porque aceptar refinanciar nada.

Si has firmado un préstamo bajo unas condiciones concretas las cuales aceptaste en el momento de firmar es algo que tenemos que entender, exigir una refinanciación a nuestra financiera carece de todo sentido pues además es la manera más sencilla para que nos anulen como clientes.

Si quieres llevar bien una refinanciación de deudas a continuación en refinanciación-deudas.es te vamos a mostrar algunos de los pasos que puedes llevar en la negociación.

Esto puede ser válido tanto en la negociación con bancos como en la negociación con financieras de capital privado u otro tipo de entidades.

¿Cómo llevar la refinanciación de deudas?

En mi opinión si quieres hacer las cosas como tienen que hacerse lo primero es tener claro porque necesitas una refinanciación.

Porque intentar hacer una refinanciación solo para conseguir reducir el coste de financiación no tiene sentido pues la financiera no perderá ni un minuto de su tiempo en dicha solicitud.

Si planteas esta operación es porque necesitas reajustar las condiciones del préstamo al no adaptarse el préstamo que en su día firmaste a tu situación actual.

Eso sería lo primero de todo y que tendrías que saber al llevar este tipo de gestión.

Negociación en la refinanciación de deudas, negociar refinanciacion bancos, refinanciar deudas, negociar con banco, como refinanciar deudas, préstamos

Te pongo un ejemplo para que lo veas fácilmente.

José Luis firmo un préstamo a  5 años por el cual tiene que pagar unos 300€/mes.

Sin embargo acaba de perder su puesto de trabajo viendo reducidos sus ingresos.

Como José Luis no quiere dejar el préstamo impagado acude a la financiera para plantear una refinanciación de préstamos teniendo además una razón de peso.

El cliente no busca refinanciar deudas por ahorrar, tampoco quiere conseguir un préstamo más barato, lo que quiere es adaptar la financiación que ya tiene firmada de manera que pueda hacerla frente.

La financiera en estos casos suele ser bastante flexible e intenta en la medida de lo posible facilitar las cosas.

Aun así depende mucho del crédito tramitado pues así como en un préstamo personal solo hay que firmar un papel y punto por el contrario si lo que has firmado es un préstamo hipotecario las cosas son más complicadas.

Lo son porque aquí no vale con firmar un papel y punto, aquí será necesario volver a acudir a notaria, impuestos, gestoría con todos los gastos que eso genera en la operación.

Refinanciación de hipotecas

Una ampliación de hipoteca no se puede hacer salvo en caso de que el cliente y la financiera estén dispuestos  a tener que volver a firmar una nueva hipoteca.

Y no siempre compensa hacerlo, no por los gastos existentes.

Pese a todo si hay una razón de este tipo negociar con la financiera una refinanciación no tiene que ser complicado siempre que con ello no se vean perjudicados.

Eso es lo más importante, si de alguna manera por cambiar las condiciones del crédito ellos se pueden ver perjudicados al final no podrán sacar la operación.

A la hora de negociar lo que te aconsejamos es que adaptes la financiación a tu situación actual intentando siempre mostrar predisposición en el pago.

Ni se te ocurra exigir ni amenazar con un impago pues la financiera no tendrá ningún problema en pasar a embargo directamente.

Una táctica errónea por parte de muchos es decir, “o me refinancias o no pago el préstamo” a lo que la financiera suele contestar embargando directamente.

Negociar refinanciación deudas y refinanciación préstamos

Agrupación de deudas

Aunque es habitual que la gente confunda la refinanciación de deudas con la agrupación de deudas tenemos que decir que ambas opciones son diferentes entre sí.

En refinanciacion-deudas.es te vamos a mostrar algunas de las diferencias más importantes entre una opción y otra.

Lo que sí se puede decir es que en muchas cosas ambas gestiones se realizan de la misma manera.

¿Qué es la agrupación de deudas?

La agrupación de deudas consiste en agrupar todas las deudas o préstamos que pudieran tener los clientes en una sola deuda consiguiendo de esta manera pasar de muchos acreedores a solo uno.

Esa es una de las ventajas pero la principal y por la cual se lleva esta operación es realmente para conseguir un ahorro.

Cuando la gente lo que intenta es agrupar préstamos lo suele hacer con la intención de ahorrar cada mes en la cuota mensual.

Buscan cancelar préstamos personales normalmente como pueden ser tarjetas de crédito, préstamos personales, microprestamos por un nuevo crédito que les permita poner un mayor plazo además de tener un mejor tipo de interés para reducir la cuota mensual.

No es lo mismo que la refinanciación pues aquí lo que suelen buscar las personas es refinanciar las deudas con su mismo acreedor.

Agrupación de deudas, agrupación de préstamos, refinanciación deudas, agrupar deudas, agrupar créditos, agrupar préstamos, agrupación créditos, préstamos

Mientras que la agrupación busca cancelar los préstamos o deudas que se tienen a través de una nueva financiera en la refinanciación lo que se busca es mantener el mismo acreedor solo que cambiando las condiciones del préstamo.

El ejemplo clásico de la refinanciación de préstamos es el de aquel cliente que acude a su entidad con la intención de que le aumenten el plazo del préstamo dada la imposibilidad que tiene de hacer la devolución en el plazo marcado.

Con la refinanciación el cliente puede conseguir que la misma entidad acreedora en donde tiene el préstamo le cambie las condiciones del préstamo aumentándole el plazo.

No es lo mismo que la agrupación de préstamos en donde el cliente CANCELA LOS PRÉSTAMOS QUE TIENE  POR UNO NUEVO.

Esa es la gran diferencia entre la refinanciación de deudas y la agrupación de deudas.

¿Es mejor una agrupación  de deudas o una refinanciación?

Bueno, es difícil contestar a esta pregunta pues al tratarse de préstamos diferentes la respuesta  también lo es.

Si lo que el cliente busca es ahorrar cada mes lo mejor es que plantee la agrupación de deudas siempre que tenga sentido hacerlo.

La agrupación solo debe de plantearse cuando el cliente quiere cancelar préstamos personales caros por otro tipo de financiación más barata como pueden ser los préstamos hipotecarios.

La operación habitual es la de cancelar los préstamos personales con tipos de interés altos y corto plazo por una hipoteca con menor interés y además con un plazo mucho más largo.

Gracias a esto los clientes suelen conseguir un ahorro importante en la cuota aunque al mismo tiempo aumentan su endeudamiento al firmar un nuevo préstamo (este es el lado negativo de la agrupación de deudas)

Con la refinanciación en cambio el endeudamiento se mantiene igual pues lo único que hace el cliente es cambiar las condiciones del crédito.

Si hay algo que puedes intentar negociar con la entidad después de haber firmado el préstamo es quizás el plazo, negociar tipos de interés o comisiones es ser poco realista pues entonces la financiera rechazara tu solicitud.

Agrupación de deudas y Agrupación de préstamos

Refinanciar deudas en España

Si lo que buscas es refinanciar deudas en España lo primero es asumir que no todas las financieras pueden llegar a hacer una refinanciación de deudas.

Lo habitual es que casi todas las financieras digan no a este tipo de solicitudes.

Solo aquellas operaciones en donde los clientes acuden a financieras de capital privado también llamadas como financieras particulares es posible lograrlo.

Es necesario que antes de pedir ningún préstamo para refinanciar otras deudas lo tengas claro pues es habitual que las personas hagan solicitudes en sitios erróneos.

El problema con el que te puedes encontrar en caso de hacer una mala solicitud sobre todo es la que tiene que ver con la pérdida de tiempo.

Que no es poca además, la refinanciación de deudas suele caracterizarse por no ser un tipo de préstamo rápido.

La refinanciación de deudas no es un préstamo rápido

Sin duda muchos de los que no estáis leyendo ahora mismo seguramente os llevéis alguna decepción con respecto a este tema pero hay que entender que refinanciar deudas no es un tipo de gestión fácil.

Sobre todo cuando de lo que estamos hablando es de la refinanciación de préstamos que están impagados.

Si se trata de una refinanciación de deudas impagadas el problema con el que te puedes encontrar es el hecho de que prácticamente todas las financieras a las que acudas te pedirán avales para poder iniciar la tramitación.

Muy pocas son las financieras que pueden aceptar tramitar préstamos sin aval sin contar con avales o garantía en caso de tener una deuda impagada.

Además, dentro de las deudas impagadas que pueden tener una persona o empresa hay deudas peores que otras.

Por ejemplo en el sistema financiero el peor tipo de deudas que puedes tener es por un crédito impagado.

¿Por qué son las deudas peor consideradas dentro del mercado?

Lo son porque son otras financieras las que han sido afectadas por el impago.

Cuando una financiera recibe una solicitud de préstamo por parte de un cliente que tiene un crédito no pagado lo primero que pensara es,

¿Si le firmo un préstamo me dejara a mí también el impago?

Porque la teoría dice que cuando una persona no paga un préstamo es porque no puede pagarlo, por tanto, tramitar uno nuevo quizás no sea de todas las opciones algo que las financieras consideren como lógico.

Lo positivo es que al igual que podemos encontrarnos con financieras que ponen mil problemas a la hora de tramitar uno de estos créditos también vemos otras que si aceptan gestionar estas operaciones.

En la refinanciación de deudas aquí lo que tienes que buscar sobre todo son las financieras particulares también llamadas como financieras de capital privado las cuales si pueden llegar a hacer estas operaciones.

Algunas lo harán con aval ( el 95%) otras en cambio podrán intentar sacar la operación adelante sin aval.

En los préstamos personales sin aval hay que entender que si la deuda esta impagada las pocas empresas que lo acepten solo firmaran pequeñas cantidades de dinero.

A día de hoy no sabemos de ninguna financiera que pueda firmar uno de estos préstamos cuando hay impagos y por cantidades elevadas.

No lo hay porque directamente no se fían, y aquí da igual la solvencia del cliente, si no hay avales no hacen la operación.

Refinanciación deudas y Agrupación préstamos

Refinanciación deudas, ¿Qué es?

¿Sabes lo que es la refinanciación de deudas? No te preocupes si no lo sabes pues desde refinanciacion-deudas.es vamos a explicarte en qué consiste todo esto.

La refinanciación de deudas o refinanciación de préstamos consiste en cancelar los préstamos o deudas que tenemos encima sustituyendo los mismas por un nueva deuda ya sea en forma de préstamos o bajo cualquier otro formula.

Lo habitual en ese sentido es que la refinanciación  de deudas se lleve a través de préstamos que usamos para cancelar los anteriores préstamos o deudas que pudiéramos tener por otros más flexibles.

¿Cuándo se hace una refinanciación de deudas?

Por poder lo puedes hacer cuando quieras aunque por experiencia es habitual que se haga cuando necesitamos cancelar deudas impagadas o bien cuando queremos quitarnos un préstamo caro por otro más barato.

Por eso se dice que la refinanciación de deudas muchas veces se confunde con la agrupación de préstamos aun siendo préstamos realmente diferentes.

La refinanciación es algo que de hecho puede hacerse con la misma entidad acreedora con la que tenemos firmada la deuda.

Es decir, si tú tienes una deuda por ejemplo un préstamo personal con una entidad bancaria y deseas cambiar las condiciones de dicha financiación puedes solicitar la refinanciación de la deuda con dicha entidad a  ver si te la aceptan.

Porque refinanciar básicamente es cambiar las condiciones de una deuda o un préstamo por otras diferentes.

Es evidente que si se mantuvieran las mismas condiciones del préstamo llevar a cabo una refinanciación carecería al 100% de sentido.

La refinanciación tiene que partir de una lógica pues en caso contrario es mejor no hacer nada.

Hay que tener en cuenta que este tipo de gestiones muchas veces lo que provocan es un aumento de endeudamiento ya que al firmar una nueva financiación los clientes vuelven a pagar comisiones, gastos por la firma del crédito.

De ahí que se diga que la refinanciación de préstamos al igual que otros préstamos como la agrupación solo deba llevarse a cabo en situaciones donde se sabe muy bien lo que se quiere.

¿Refinanciar deudas impagadas?

Es también una opción aunque como es lógico es también más difícil de conseguir.

A nivel de tramitación para la financiera no es lo mismo tener que refinanciar deudas estando estas impagadas que cuando esta al día.

Ahora mismo financieras que estén dispuestas a refinanciar deudas sin aval hay pocas, y tanto las de con aval como las de sin aval siempre harán la gestión a través del capital privado.

Las entidades bancarias y financieras tradicionales las tenemos que descartar por completo al no ser un tipo de financiera acostumbrada a llevar a cabo estas gestiones financieras.

Lo ideal desde el punto de vista de una financiera es que la refinanciación venga por una intención de cambiar de entidad acreedora y no por un impago.

Hay personas que pueden querer cambiar simplemente de acreedor porque consideran que no les interesa seguir con ellos.

Y es aconsejable que si esto lo llegas a hacer siempre lo hagas cuando la deuda esta al día y no cuando esta impagada.

Refinanciación deudas y Agrupación préstamos