Negociación en la refinanciación de deudas

Si hay algo importante a la hora de llevar a cabo la refinanciación de deudas es la negociación llevada a cabo con la financiera.

Tienes que partir de que es la financiera quien tiene la fuerza de negociación no teniendo además porque aceptar refinanciar nada.

Si has firmado un préstamo bajo unas condiciones concretas las cuales aceptaste en el momento de firmar es algo que tenemos que entender, exigir una refinanciación a nuestra financiera carece de todo sentido pues además es la manera más sencilla para que nos anulen como clientes.

Si quieres llevar bien una refinanciación de deudas a continuación en refinanciación-deudas.es te vamos a mostrar algunos de los pasos que puedes llevar en la negociación.

Esto puede ser válido tanto en la negociación con bancos como en la negociación con financieras de capital privado u otro tipo de entidades.

¿Cómo llevar la refinanciación de deudas?

En mi opinión si quieres hacer las cosas como tienen que hacerse lo primero es tener claro porque necesitas una refinanciación.

Porque intentar hacer una refinanciación solo para conseguir reducir el coste de financiación no tiene sentido pues la financiera no perderá ni un minuto de su tiempo en dicha solicitud.

Si planteas esta operación es porque necesitas reajustar las condiciones del préstamo al no adaptarse el préstamo que en su día firmaste a tu situación actual.

Eso sería lo primero de todo y que tendrías que saber al llevar este tipo de gestión.

Negociación en la refinanciación de deudas, negociar refinanciacion bancos, refinanciar deudas, negociar con banco, como refinanciar deudas, préstamos

Te pongo un ejemplo para que lo veas fácilmente.

José Luis firmo un préstamo a  5 años por el cual tiene que pagar unos 300€/mes.

Sin embargo acaba de perder su puesto de trabajo viendo reducidos sus ingresos.

Como José Luis no quiere dejar el préstamo impagado acude a la financiera para plantear una refinanciación de préstamos teniendo además una razón de peso.

El cliente no busca refinanciar deudas por ahorrar, tampoco quiere conseguir un préstamo más barato, lo que quiere es adaptar la financiación que ya tiene firmada de manera que pueda hacerla frente.

La financiera en estos casos suele ser bastante flexible e intenta en la medida de lo posible facilitar las cosas.

Aun así depende mucho del crédito tramitado pues así como en un préstamo personal solo hay que firmar un papel y punto por el contrario si lo que has firmado es un préstamo hipotecario las cosas son más complicadas.

Lo son porque aquí no vale con firmar un papel y punto, aquí será necesario volver a acudir a notaria, impuestos, gestoría con todos los gastos que eso genera en la operación.

Refinanciación de hipotecas

Una ampliación de hipoteca no se puede hacer salvo en caso de que el cliente y la financiera estén dispuestos  a tener que volver a firmar una nueva hipoteca.

Y no siempre compensa hacerlo, no por los gastos existentes.

Pese a todo si hay una razón de este tipo negociar con la financiera una refinanciación no tiene que ser complicado siempre que con ello no se vean perjudicados.

Eso es lo más importante, si de alguna manera por cambiar las condiciones del crédito ellos se pueden ver perjudicados al final no podrán sacar la operación.

A la hora de negociar lo que te aconsejamos es que adaptes la financiación a tu situación actual intentando siempre mostrar predisposición en el pago.

Ni se te ocurra exigir ni amenazar con un impago pues la financiera no tendrá ningún problema en pasar a embargo directamente.

Una táctica errónea por parte de muchos es decir, “o me refinancias o no pago el préstamo” a lo que la financiera suele contestar embargando directamente.

Negociar refinanciación deudas y refinanciación préstamos

Deja un comentario